Las edades

La niñez, bendita inconsciencia,

asombro en los ojos,

risa en el alma.

La adolescencia, la consciencia despierta,

miedo, a todo y a nada,

soberbio espíritu de contradicción.

La juventud, apenas llega se va,

dejando un sabor agridulce,

un no sé qué de vivir sin haber vivido.

La adultez responsable, corre, vuela,

sin reconocerse en el espejo,

en los ojos de los otros…

La madurez, repentina,

¿pero cómo ha llegado sin avisar?

El mundo que te rodea ha cambiado,

no entiendes nada,

escuchas lo que dices y piensas

¿es real? ¿Estoy soñando?

Es real, por supuesto.

apenas nacimos ayer y

ya estamos llegando al final.

La vejez, hoy prolongada con

pastillas rosas, azules, anaranjadas…

¿Y si todo es un sueño?

¿Y si despertamos en los brazos

de mamá? Ilusión,

esperanza, miedo, locura,

desatino…

Así pasan las edades del hombre,

raudas, veloces,

sin darnos tiempo a saborearlas,

a vivirlas intensamente.

Debería haber una asignatura en la escuela que nos enseñase

cómo hacerlo… mmhr/2017

 

Anuncios
Publicado en Poesía | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Soledad

La oscuridad más absoluta le envolvía desde hacía horas. Había perdido la noción del tiempo. El silencio era aún más inquietante que la oscuridad. ¿Cuántas horas hacía que era noche cerrada? La luna se había ocultado tras las cercanas montañas; las montañas…, recordó cuando subía al mirador para observar la ciudad, un paseo habitual. Aguzó el oído y, nada, no se oía nada, excepto el producido por la suave brisa al mecer los sauces que rodeaban la casa. Las noches silenciosas y oscuras en soledad eran insoportables, ansiaba la llegada del nuevo día; algunas veces los negros pensamientos dominaban todo su ser, quizás, se decía en voz alta, sería mejor que no hubiera un nuevo día; quizás, así, no tendría que soportar más el silencio, la oscuridad, el miedo, sí, el miedo. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que oyó la voz de un ser humano, su risa, su llanto…Demasiadas noches solitarias, negras, silenciosas se habían sucedido desde aquel día, el último día que subió a la montaña y se encontró que la ciudad ¡había desaparecido! No quedaba rastro alguno. Nunca más encontró a otros seres humanos. Cansado, muy cansado de estar solo, en silencio; al principio, exploró, buscó, gritó…No había electricidad, las noches oscuras, silenciosas. ¿Qué había ocurrido? No dejaba de pensarlo sin hallar una respuesta convincente. Tal vez, pensó, había llega el momento de emigrar, en dirección contraria a la ciudad desaperecida. Tal vez, pensó, podría encontrar a otro ser humano o, incluso, a más de uno. La idea de ser el único ser humano vivo le aterraba. ¿Cuánto tiempo había pasado? ¿Por qué en todo ese tiempo nunca apareció alguien a rescatarlo? Mañana, se dijo en voz alta, dejaré este lugar, me alejaré y no dejaré de caminar hasta que escuche una voz, una risa o un llanto de otro ser humano…MMHR/2017

Publicado en Microrrelatos | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Sintra

Sintra es una villa portuguesa del distrito de Lisboa, región de Lisboa y subregión de Grande Lisboa, con cerca de 33.000 habitantes en su casco histórico y un total de 377.837 dentro de su término municipal. Se halla enclavada en un bosque y considero que es una de las mejores excursiones que pueden hacerse desde Lisboa. Me enamoré de esta pequeña ciudad la primera vez que la visité.

Nos alojábamos en un hotel en la zona norte de Lisboa, el Altis Park (actualmente Olaias Park Hotel), de 4 estrellas. Superó nuestras expectativas, aunque espero que hayan mejorado el desayuno. Tiene su propio parking, donde dejamos el coche toda nuestra estancia y usamos el transporte público (metro, tranvías, autobús y taxis) y nuestras piernas.

Decidimos hacer una excursión a Sintra y nos desplazamos en tren desde la estación del Rossio, la mejor opción para ir desde Lisboa. Recuerdo que el tiempo fue bastante lluvioso (era diciembre). Desde que bajamos del tren nos quedamos  boquiabiertos. Desde la estación de Sintra, con chubasqueros y paraguas, fuimos caminando hasta el centro. La primera visita fue al Palacio Nacional, pues el Palacio da Pena estaba cerrado. Había mucha gente por todos lados, gran parte españoles como nosotros. Comimos en un italiano que hay en una pequeña placita. En el centro cultural pudimos ver una exposición de juguetes antiguos. Cada calle, plaza o rincón te deja maravillado con esta ciudad de cuento. También visitamos la judería con sus callejuelas sinuosas y empinadas.
La ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco el 19 de diciembre de 1995. Precisamente ese año fue la primera vez que estuve allí.
De origen celta, hacia el siglo XV se constituyó como zona de vacaciones de nobles y monarcas portugueses, debido en parte a su entorno natural, muy propicio para practicar la caza.
Aunque sus calles empinadas nos obliguen a ejercitar las piernas para recorrerla, Sintra posee un encanto único que la convierte en uno de los lugares más bellos de Portugal. Su característica arquitectura, que integra a la perfección palacios y jardines, castillos y bosques, merece una visita obligada. Sintra no es excesivamente grande, tiene muchos monumentos que merece la pena ver, por lo que hay que ir con tiempo para exprimir la visita al máximo. 

No he tenido más remedio que volver…mmhr/2017

Publicado en Viajes | Etiquetado , , | Deja un comentario

Manilva

 Manilva es un municipio andaluz de la provincia de Málaga, situado en la costa sur occidental de España, en la comarca de la Costa del Sol Occidental. Limita con Casares y con la provincia de Cádiz. La fertilidad de la zona y su privilegiada situación geográfica, ha sido un gran atractivo para todos los pueblos de la Antigüedad que decidieron asentarse en esta zona y que hicieron que Manilva estuviera poblada desde tiempos prehistóricos, y en la pesca por su barriada más conocida (Sabinillas).
A principios de noviembre del 2012, el municipio contaba con 15 000 habitantes. Aunque tiene una población flotante de 50 000 personas en los meses estivales, sobre todo durante julio, alcanzando el mayor nivel poblacional en agosto. La población está repartida en los distintos núcleos así como en las urbanicaciones: San Luis de Sabinillas (8276), Manilva (2634), El Castillo (838). El resto se reparte entre las zonas como Chullera, Alcorrín, Honda Cavada y casas de campo repartidas por el municipio.
Lugares de interés histórico-artístico:

  • Castillo de la Duquesa. Se ubica en la playa de de la Duquesa. Fue construido 1767 durante el reinado de Carlos III.
  • Iglesia de Santa Ana, cuya patrona es Santa Ana, cuya procesión es el 26 de Julio.
  • Antiguo cementerio de Manilva.
  • Museo arqueológico municipal, los objetos expuestos provienen del yacimiento arqueológico romano del entorno del Castillo de la Duquesa.

Salimos de Sevilla por la AP-4 y luego seguiremos por la autovía Jerez-Los Barrios (unos 208 km). Esta última atraviesa el Parque Natural de los Alcornocales, la mayor masa forestal de alcornoques de Europa, lo que me permite descubrir unos paisajes preciosos (es una lástima no poder parar y hacer fotos en determinados lugares). El camino es cómodo, el tiempo regular, llueve un poco hasta Las Cabezas de San Juan (Sevilla), las nubes cubren el cielo todo el viaje. Desde Los Barrios cogeremos la A-381 hasta el camping. Cinco días y cuatro noches, no está mal el puente para despejarnos un poco del trabajo.

El Peñón de Gibraltar al fondo
El tiempo desapacible nos acompañó todo el viaje
Al fondo Sierra Bermeja (estamos llegando)
Parroquia de S. Luis de Sabinillas
Puerto deportivo de Sotogrande (San Roque, Cádiz)
Paseo marítimo S.Luis
Paseo marítimo
Mural de azulejos
Camping La Bellavista
Playa de Sabinillas
Camping La Bellavista
Desayuno en la playa
Playa Sabinillas
Piscina del camping
Primera “amiga” en el camping
Playa Sabinillas

Nos alojamos en el camping-caravaning La Bellavista -prácticamente lleno de guiris jubilados ¡qué bien viven!- No lo conocíamos, nos lo ha recomendado un amigo, y repetiremos.
http://www.campinglabellavista.com/
El camping tiene una puerta de acceso a la playa y a un sendero que hemos recorrido cada día por la mañana; tiene unos 3 km y forma parte de la Senda Litoral, prácticamente terminada, y que va desde Nerja a Manilva (unos 180 km).

Fotos: mmhr/2017

Publicado en Viajes | Etiquetado , | Deja un comentario

Torremolinos

Torremolinos, años 70. Una burbuja de libertad y libertinaje en la España gris de la dictadura franquista. Otro mundo. Ahora creo entender por qué los profesores nos llevaban de viajes de fin de curso allí: querían que viéramos que se podía vivir de otra manera y en colores.

¿Habéis leído “The Driffters” de James A. Michener?  El autor había escrito “Iberia”, donde trataba con pasión su viaje por España, exponía sus reflexiones, centrándose en las personas, lugares históricos…sintió curiosidad por Torremolinos y se acercó. Comprendió porqué todo el mundo hablaba de este lugar y pensó que quizás era ya mayor para entender su idiosincracia. Sin embargo, escribió “The Driffters” (“Hijos de Torremolinos” en español), novela que no consiguió competir con muchas otras de las que había publicado. “The Driffters” se convirtió en libro de lectura de los estudiantes norteamericanos y muchos venían con el libro como guía de viajes.

La novela se desarrolla a finales de los 60; yo empecé a ir en los primeros 70 y ¿qué encontré? ¿Libertad? Sí. Pasaje Begoña, Pasaje Zacatín, no recuerdo las calles, estaba cerca la comisaría de la policía, La Nogalera…pubs, night clubs, discotecas, salas de fiestas…Lo que buscabas, lo encontraba. Todo valía, siempre había locales abiertos, copas, drogas, música, gente de todo el mundo, catetos y sofisticados, buena y mala gente, se escuchaba y hablaba más inglés que español. ¿Libertinaje? Pues según lo que se pueda o quiera entender; para la España ñoña, gris y reprimida, todos los que iban allí eran libertinos. Torremolinos, el sitio de moda en todo el mundo, era una soplo de aire fresco, una  ventana abierta al mundo libre y muchos jóvenes lo comprendimos, no solo divirtiéndonos (cada uno a su medida), sino también respirando profundo para que la libertad penetrara por todos los poros de nuestra piel.

Empezaba a formarse la actual conurbación,  es decir ese continuo urbano que es la Costa del Sol, pero el centro era Torremolinos al que se añadió Benalmádena Costa, y algo más alejada despuntaba Los Boliches en Fuengirola. Los hoteles tenían ¡playas privadas! Lo que os digo, otro mundo (nada que ver con Chipiona o Rota).

A mediados de los 70 empezó a decaer, se fue llenando de bloques y más bloques de cemento y el aire fresco se concentró en Ibiza, que de paraíso del hippismo ha pasado a paraíso del pijerío o hippy-chic…Nada que ver con lo que supuso Torremolinos en su época dorada.

Publicado en Viajes | Etiquetado , | Deja un comentario