Bornos

El día se presentó muy desapacible, frío, ventoso y trajo algo de lluvia, propio de finales de febrero. Este pueblo de donde procede parte de mis raíces me esperaba hacía demasiados años. Había ido en muchas ocasiones al lago, acampar libremente (allá por los 80) para pescar y respirar aire puro, echar un día de campo…, pero no había paseado por sus humildes calles de casas encaladas, humildes como sus habitantes, que guardan, sin embargo algunos tesoros del patrimonio histórico-artístico de nuestra tierra.

Escudo de Bornos

Deseaba embeber su aire, imaginar parte de su historia, recrearme en algunas escenas de ese pasado que empiezo a conocer. Quería traer en mi cámara muchas fotos, y las traje, pero me faltó la luz del sol, esa que tendré en mi próxima visita, porque habrá una próxima, sin duda y haré que esas futuras fotos hagan resaltar esa arquitectura, señorial y religiosa por una parte, y sencilla, rural, de trabajadores, de mucho paro actual, de mucha miseria en épocas pasadas por una sociedad que estaba polarizada con muchos jornaleros y unos pocos terratenientes, pero eso lo dejaré para otro momento.
Hoy quiero presentarles este pueblo de la sierra gaditana, puerta, junto a Arcos de la Frontera y Villamartín, de la Ruta de los Pueblos Blancos.
El trazado urbanístico de la villa gira en torno a su joya monumental que es el Castillo- Palacio de los Ribera, declarado Bien de Interés Cultural.
Bornos es un municipio español de la provincia de Cádiz. En el año 2008 contaba con 8.123 habitantes. Su extensión superficial es de 55 km² y tiene una densidad de 149,57 hab/km². Se encuentra situada en la falda oriental de la sierra del Calvario y al pie de la de Bornos, siendo la altura del pueblo de 182 metros. Estas estribaciones protegen al municipio de los vientos del norte. El municipio se encuentra a 79 kilómetros de la capital de provincia, Cádiz.
El gentilicio propio de la población es bornicho o bornense. Hoy en día, Bornos vive fundamentalmente de la agricultura.
Los primeros restos humanos son del paleolítico inferior o medio (hace unos 30.000 años). Existen también restos que atestiguan presencia íbera y romana. La población actual fue creada alrededor del alcázar del Fontanar. Fue tomada por las tropas cristianas a mediados del siglo XIII. Alfonso X el Sabio, entregó la población a Per del Castel, caballero gaditano, en esta etapa la población cambia varias veces de mano hasta que en 1398 se vendió Bornos, su castillo y su término, por 3.000 doblas, al Adelantado Mayor de Andalucía Per Afán de Ribera I. Permaneció bajo el dominio de la Casa de Alcalá hasta la independencia municipal, siendo su vinculación tal que el blasón de los Ribera y el escudo de la población son idénticos.
El casco histórico de Bornos gira en torno a la torre fortificada de Fontanar, construida por los árabes con fines militares pero reformada y ampliada en época renacentista para su uso residencial por los duques de Alcalá de los Gazules, quienes también encargaron al arquitecto napolitano Benvenuto Tortelo el diseño de un jardín italiano. Durante el siglo XVII y principios del XVIII las principales familias, atraídas por el refinamiento de este conjunto, sitúan en las proximidades del castillo sus casas señoriales. Entre ellas destacan las de los Ordóñez y del Pintado. Otros edificios singulares son el Monasterio de los Jerónimos, la Ermita de la Resurrección, el Colegio de la Sangre y el Convento del Corpus Christi, todos ellos del siglo XVI; el Monasterio de los Franciscanos y la Ermita del Calvario (siglo XVIII), y el Ayuntamiento, de estilo neoclásico y construido en 1830. Destaca en general su buen estado de conservación facilitado por las actuaciones urbanísticas realizadas
Por su situación geográfica en el límite de la sierra y la campiña gaditanas, Bornos ha sido históricamente un lugar de intercambio de culturas desde la época romana, a la que se remontan los primeros asentamientos de la zona en la cercana Carissa Aurelia.

IES El Convento
Plaza de las Monjas
El antiguo convento del Corpus Christi de Bornos, fue fundado por Per Afán de Ribera, primer duque de Alcalá de los Gazules, marqués de Tarifa, que falleció en Nápoles en 1571. Éste dispuso en su testamento que se fabricara en Bornos una casa-hospital o colegio para que a ella vinieran a vivir «doce criados hidalgos, escuderos de la casa del señor Duque, u otros hombres buenos y limpios de sangre de su estado».
En la actualidad alberga al Instituto de Enseñanza Secundaria “El Convento”.
Detalle del jardín renacentista
Alberca
Logia del Palacio de los Ribera Enríquez
Aljibe
Iglesia Parroquial de Santo Domingo de Guzmán
Ayuntamiento
Casa de los Ordóñez
Lago

El Castillo del Fontanar – Palacio de los Ribera es de origen árabe. Los restos que se conservan de este antiguo castillo se reducen a algunos lienzos de la muralla y la torre; su interior aparece compartimentado en diversas cámaras y está construido en material de sillería. Sobre la construcción árabe, de la que se conservan restos de muralla y la Torre del Homenaje, se erigió posteriormente un bello palacio con un Jardín también renacentista que está declarado Jardín Histórico de Interés Cultural.
Fue restaurado y transformado en Palacio de estilo plateresco en el siglo XVI. Una gran puerta, en tiempos chapada en bronce, da acceso a un amplio patio, rodeado de un hermoso claustro con arcos peraltados, sobre los cuales se levanta una galería superior con arcadas de igual clase y balaustrada ojival. En el centro del patio hay una fuente de mármol, traído de Italia, con el escudo de los Ribera.
Completan el edificio unos hermosos jardines, decorados con fuentes y arrayanes. En uno de sus extremos, se halla una logia, único imafronte pompeyano del siglo XVI que existe en Andalucía, con hornacinas que estaban decoradas con estatuas de motivos mitológicos, que hoy se encuentran, casi todas, en la Casa de Pilatos de Sevilla.
En este vergel, el agua es un elemento decorativo más y, aunque desaparecido en su mayor parte, se conserva aún la alberca del Jardín Secreto de este Palacio Ducal, en la que, según la leyenda, se bañaba la Señora del Castillo para limpiar su cuerpo y después pasaba a la capilla anexa al Jardín para limpiar su alma.

El Castillo-Palacio fue propiedad de la Casa de Medinaceli, hasta que en 1953 fue comprado por al Ayuntamiento.

Un verano en Bornos, novela costumbrista de Fernán Caballero
“Vengamos a Bornos, esto es, al oásis después del desierto, puesto que tanto tú como nuestra querida aya Carolina de Meridal, han deseado que lo describa detalladamente. No vayas a creer que estamos metidas entre breñales, alcornoques y lobos; no, Borno es un serrano culto y ataviado…
Este pueblo es muy lindo y tiene un indisputable aire señorito…”. Un verano en Bornos (Fernán Caballero, seudónimo de Cecilia Böhl de Faber y Larrea)

Información obtenida de :

Fotos: mmhr/2016

Anuncios

Acerca de mmerhum12

Me gusta leer, me gustan los libros, no puedo prescindir de la música. Aprender a escribir es un reto. Me dedico a la enseñanza. Soy profesora de Geografía e Historia en un instituto de secundaria obligatoria y postobligatoria. Intento disfrutar con mi trabajo y, a veces, lo consigo.
Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s