Relax, relax, relax…

Han pasado cuatro años y vuelvo aquí, cada semana. Me tumbo en el diván. Cierro los ojos. Huele a canela. Todo está en silencio. Relax, relax, relax hasta que el sonido de sus pasos me obliga a abrir los ojos y me incorporo. Le miro y con un gesto me indica que me vuelva a tumbar, conecta la cámara y empieza la sesión.

– Sofá.

– Descanso.

– Cámara.

– Acción.

– Trabajo.

Hospital.

– Médico.

Mis párpados se van cerrando pero quiero seguir mi retahíla, no me importa lo que él diga y sigo por mi cuenta. Agua, océano, Cozumel, isla, paraíso, crucero, calor, margarita, vacaciones, relax, relax, relax…Me interrumpe preguntándome qué estoy diciendo. Sigo con mi letanía: relax, relax, ¿Caribe? ¿Tahití?, crucero, mar, sol, fiesta, amigos…

– Cállese, sólo debe responder a lo que le pregunte – me dice muy alterado. A ver, sigamos:

– Llave.

– Sirena. Relax, relax, relax…

– Por favor, céntrese y conteste solo con una palabra.

Yo sigo desgranando un rosario de palabras que vienen a mi cabeza, solas, sin que nadie les ordene venir. – Avión. Mochila. Crucero. Habitación 543. Champán. Sol. Piscina. Relax, relax, relax…Sólo pienso en salir de allí y organizar el viaje de mis sueños. El psiquíatra me vuelve a interrumpir (¡me pone de los nervios!) y me grita por qué no me limito a seguir el test y no añadir nada de mi cosecha. No entiendo nada. Me altera verle, oírle, no puedo más. Se oye un zumbido ¡se acabó la sesión! Desconecta la cámara y me dice que siga tomando las pastillas pero que doble la dosis para ver si me calmo y que disfrute del crucero. No entiendo nada ¿a qué crucero se refiere? Huele a canela, a limas, mangos y sandías. Habitación 543. Camarote 543, exterior, con vistas al océano…No sabía que le pusieran rejas a los ojos de buey; hace un día radiante, me siento llena de vida así que me tomaré las pastillas con un margarita. ¿Por qué el doctor Kane me habló de un crucero? No entiendo esta terapia, ni entiendo por qué sigo yendo cada semana; mejor será que disfrute del viaje y cuando vuelva llamaré a la consulta y diré que no pienso volver. Relax, relax, relax… Huele a fruta fresca, a mojitos y margaritas. Miro hacia fuera y frente a mi se extiende la inmensidad del océano, como un espejo que refleja un sol radiante. Relax, relax, relax…mmhr/2015

 OcéanoFoto: mmhr/2011

Anuncios

Acerca de mmerhum12

Me gusta leer, me gustan los libros, no puedo prescindir de la música. Aprender a escribir es un reto. Me dedico a la enseñanza. Soy profesora de Geografía e Historia en un instituto de secundaria obligatoria y postobligatoria. Intento disfrutar con mi trabajo y, a veces, lo consigo.
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s