El psiquíatra

Carretera. Avión. No. Enfermedad. Vejez. Aisha. Houston. Progreso. 502. Setecientas cincuenta mil llaves cierran la puerta de la libertad. Cuando terminó de escribir estas palabras en el bloc, las leyó en voz alta y el psiquíatra, después de oírlas, le preguntó: ¿Y qué quieres decir? No sé -respondió-. Dígamelo usted, para eso le pago.
El psiquíatra se quedó pensativo, meditabundo, se rascó la oreja izquierda, cruzó y descruzó las piernas y luego miró el reloj que había en la pared (¡bonito reloj! -pensó-). Se acabó la sesión por hoy. Siga tomando las píldoras que le receté y piense en las palabras que ha escrito. Si consigue averiguar que significan, tome nota, llame a mi secretaria y pida hora preferente. mmhr/2011

Anuncios

Acerca de mmerhum12

Me gusta leer, me gustan los libros, no puedo prescindir de la música. Aprender a escribir es un reto. Me dedico a la enseñanza. Soy profesora de Geografía e Historia en un instituto de secundaria obligatoria y postobligatoria. Intento disfrutar con mi trabajo y, a veces, lo consigo.
Esta entrada fue publicada en Microrrelatos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s