Otoñadas

El otoño ¡por fin! ha llegado a esta tierra: ventoso, lluvioso, con una suave bajada de las temperaturas.

Se produce así el cambio estacional.  Esperado desde septiembre, inesperado siempre…porque nos da el bajón, la melancolía, mientras tras los cristales no deja de llover. Una lluvia violenta. Las alcantarillas obstruídas con las hojas no pueden absorber tantos litros en tan poco tiempo; la tierra sí puede, absorbe y se esponja. Pronto quedará saturada la tierra arcillosa. Paraguas, chubasqueros, jerseys y chaquetas se reflejan en los charcos mientras cruzamos la plaza convertida, en parte, en una piscina. Cambia el paisaje. El gris es el color del otoño en la ciudad. Es un color feo, es ambiguo, ni negro ni blanco, algo intermedio…La gente se mueve apresurada deseando llegar a su destino.

El otoño en el bosque es mucho más bonito. La uniformidad del verde estival ha dado paso a un cambio gradual de tonos ocres y rojizos que contrasta con el verde del sotobosque. Pero el bosque está lejos y cuando haya vacaciones, los árboles se habrán desnudado para recibir el manto blanco de la nieve invernal.

Si pudiera elegir me iría a pasar el otoño en un bosque. Esos colores estimulan los sentidos e imagino todo lo que la cámara podría captar…mmhr/2014

Anuncios

Acerca de mmerhum12

Me gusta leer, me gustan los libros, no puedo prescindir de la música. Aprender a escribir es un reto. Me dedico a la enseñanza. Soy profesora de Geografía e Historia en un instituto de secundaria obligatoria y postobligatoria. Intento disfrutar con mi trabajo y, a veces, lo consigo.
Esta entrada fue publicada en Meditaciones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Otoñadas

  1. Pensador dijo:

    Hola Mercedes:

    Hay que tratar de encontrar ante lo inevitable, el lado amable al otoño, y que la melancolía, sólo sirva de pretexto para componer en versos nuestra inextricable nostalgia ante su presencia, como un reconocimiento a su cíclica y eterna contribución al milagro de la vida y su renovación. Siento como tú, que en el bosque, al amparo de la naturaleza y su apacible ritmo, el otoño es tan hermoso como sus hermanos, sin la inmutable severidad del invierno, ni la calidez de la primavera, ni el brillo del verano, pero sí, con el vital propósito de despojar cada cierto tiempo a árboles y personas, de sus pasajeros atavíos.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. mmerhum12 dijo:

    Hola, Pensador:
    Cuando se vive en un área urbana el otoño se percibe un poco diferente, o al menos yo lo percibo así. Tampoco hay bosques caducifolios cerca para gozar de su metamorfosis. Gracias. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s