Ella

Pensaba que su vida se había acabado. Iba de habitación en habitación buscando su presencia, necesitaba su voz, su olor, su risa…
Ahora se daba cuenta, tarde ya, de cuánto la quiso. Toda una vida juntos. En esa casa nacieron los hijos; de esa casa se marcharon un día; y ellos, volvieron a estar sólos, como al principio, como dos enamorados.
Pero, ella, enfermó y tras unos meses de lucha inútil, se fue para no volver. Su amada, su compañera, le había abandonado dejándole.
Sonó el timbre de la puerta y saltó del sillón, pensando que sería ella que volvía de la compra. Pero, no, imposible, ¿cómo se le había ocurrido? El timbre siguió sonando y le sacó de su ensoñación. ¿Quién sería? ¿Quién vendría a molestarle si él quería estar sólo para llorar su dolor?
Se dirigió hacia la puerta, pero, quiso la mala suerte, que tropezara con el pico de la alfombra y cayera al suelo…
Su hijo mayor, después de llamar varias veces sin obtener resultados, se marchó.
Estuvo mucho tiempo en el suelo, no sentía dolor. El timbre había dejado de sonar y había oído pasos que se alejaban.
No supo cuánto tiempo había pasado hasta que pudo levantarse. Apoyándose en una silla cercana comenzó, poco a poco, torpemente, a levantarse del suelo hasta que se puso de pie. Estaba mareado y dolorido. Se dirigió al sofá, se sentó y notó algo pegajoso en su nuca. Era un hilillo de sangre, pegajosa, caliente, que manaba de su cabeza, se había golpeado al caer pero, ¿con qué? Miró buscando y entonces vio un tiesto roto en el suelo. Oh, era la planta preferida de su esposa, y él en su torpe caída la había roto.
Se lavaría la herida y saldría a comprar otro tiesto para colocar la planta y que ella no lo notase. Lo dejaría todo limpio, no quería que viera las manchas de sangre y se asustara.
¡Dios mío! Pero, ¿qué estaba diciendo? Si ella ya no está, con el golpe lo había olvidado. Probablemente, había perdido el conocimiento al caer y…
Fue al baño, se lavó como pudo la herida y se puso una venda alrededor de la cabeza.
De nuevo, comenzó a recordarla, allí, peinando sus blancos cabellos y con sus labios rojos. Recordó como le gustaba verla vestida de rojo, su color favorito y ella, coqueta, pintaba con carmín del mismo tono sus labios. Cuando fueron a Mallorca o el viaje a Italia, inolvidables momentos. Ahora estaban ilusionados con un crucero pero, ella se ha ido para no volver.
Le dolía la cabeza enormemente, se tomaría un analgésico, no sabía cual, ella siempre sabía lo que el tenía que tomar.
Estaba en la cocina, cuando sintió que alguien abría la puerta de la casa con llave y se asustó. Cogió un cuchillo y se quedó quieto, en silencio. Entonces, oyó una voz familiar, pero, era ella, su esposa. No podía ser. Sin duda el golpe le había trastornado.
Pero, bueno – dijo ella- ¿es que hoy no piensas levantarte? Y abriendo las cortinas del balcón del dormitorio, le dijo: -Hace un día precioso, mira por el balcón como luce el sol. Venga, levántate, que tenemos que preparar el equipaje. ¿Equipaje?-dijo él- Claro, hombre, mañana nos vamos de crucero. (mmhr, 2009)

Safe Creative #0911024811353

Anuncios

Acerca de mmerhum12

Me gusta leer, me gustan los libros, no puedo prescindir de la música. Aprender a escribir es un reto. Me dedico a la enseñanza. Soy profesora de Geografía e Historia en un instituto de secundaria obligatoria y postobligatoria. Intento disfrutar con mi trabajo y, a veces, lo consigo.
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s