La despedida

Cuando vió las fotos se quedó petrificada. Su seriedad, hieratismo, palidez ¿cadavérica? no dejaba duda alguna, estaba muy enfermo, tan distinto a como lo recordaba. Aquella sonrisa del pasado había desaparecido de su rostro; pensó que la muerte se reflejaba en su cara ¡cuatro años! antes de que el trágico momento llegase a sorprenderle en la más absoluta soledad. Debía haberse reunido con él pero no dió tiempo, demasiada distancia, un avión con retraso, trabajo y, en definitiva, asuntos que podían haber esperado…Sonó el teléfono, sintió una opresión en el pecho, se levantó y descolgó. Era su buzón de voz, tenía muchos mensajes. Se habían acumulado, y empezó a escucharlos; el tercero la dejó helada ¡Dios! era su voz, le había dejado un mensaje de despedida: “Querida, sé que no vendrás, lo comprendo. Espero que seas tan feliz como yo lo he sido contigo. Nunca agradeceré suficientemente el tiempo que hemos estado juntos. Has llenado mis últimos días de alegría y optimismo, pero ha llegado mi hora, debo partir hacia otra aventura. Piensa en mí. Te quiero. Eres una buena novia. Besos y abrazos. W.” mmhr/2012

Anuncios

Acerca de mmerhum12

Me gusta leer, me gustan los libros, no puedo prescindir de la música. Aprender a escribir es un reto. Me dedico a la enseñanza. Soy profesora de Geografía e Historia en un instituto de secundaria obligatoria y postobligatoria. Intento disfrutar con mi trabajo y, a veces, lo consigo.
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s