La noche mágica

“Érase una vez (siempre me gustó esta forma de empezar los cuentos) una noche de San Juan, una noche estupenda para estar en la playa. Amigos, barbacoa, deseos que se piden con el alma…

Noche excitante, divertida, expectante, luminosa. La Luna asomó su cara e iluminó a los diversos grupos que se habían ido posicionando en la arena.

Bebimos, comimos, volvimos a beber y bailamos, reímos, y a las doce nos acercamos a la orilla, sólo nos mojamos los pies con tres olas, el agua estaba fría, pedimos aquello que deseábamos y nerviosos y riéndonos mucho regresamos a nuestro sitio. Bromeamos sobre los deseos que habíamos pedido, pero no dijimos nada, no se podían contar, pues no se cumplirían.

Al rato empezamos a recoger los bártulos y nos subimos a casa de uno de los del grupo a seguir la fiesta.

Miradas nerviosas que se cruzaban, pensamientos que volaban de un lado a otro, que se entendían, ¿se entendían? Yo me dí cuenta, pero ellos no.

Creo que alguien no supo entenderlos, creo que no todos los deseos se cumplieron, ¿o sí?

Siguieron las ilusiones, los sueños, los deseos incumplidos, otras noches mágicas, pero ya no hubo playa, ni barbacoa en la Nit del fog. Los amigos están lejos y aquella noche más lejos aún.

Hoy, quizás en la lejanía, recordando, se crucen de nuevo aquellos deseos de amores, platónicos, de miradas intensas, de quiero pero no, de un paso adelante y tres para atrás, de gente que no vive porque no se atreve, que viven una soledad no deseada ¿o sí?, de llamadas por teléfono en las que se habla sin apenas decir lo que se piensa…

A veces pienso en la utilidad que tenían las alcahuetas, las trotaconventos, o las pócimas mágicas y que solían dar buenos resultados, al menos en la literatura. A veces los amigos hacemos esa función, pero si los que se aman en silencio no dan el paso adelante, se cruzarán y marcharán en direcciones diferentes y lo que pudo haber sido, no será.

Hoy recordé esa noche y pensé ¿qué habrá sido de aquellos amigos que por miedo a no sé qué, no fueron capaces de dar el paso y llenarse de magia?¿Se acordarán como yo? ¿Seguirán pidiendo el mismo deseo de aquella noche? Deseo que yo conozco, porque lo adiviné en sus miradas.”

Anuncios

Acerca de mmerhum12

Me gusta leer, me gustan los libros, no puedo prescindir de la música. Aprender a escribir es un reto. Me dedico a la enseñanza. Soy profesora de Geografía e Historia en un instituto de secundaria obligatoria y postobligatoria. Intento disfrutar con mi trabajo y, a veces, lo consigo.
Esta entrada fue publicada en Historias y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s