Temporada de caza

Los buitres giraban en círculos. Habían observado una presa herida, tambaleándose monte abajo. Era un cervatillo. Un cartucho, disparado por un cazador le había llenado el costado de plomo y sangraba. Buscaba a su madre, se había perdido. Los buitres seguían su rastro desde el aire, eran unos doce o trece. Finalmente, el cervatillo se desplomó, rodando hasta el fondo del valle. Los buitres fueron llegando y se dieron un banquete… Por el monte, el cazador buscaba su presa. Cuando llegué yo , sólo encontré huesos y bolas de plomo. Recogí las bolas y las guardé en mi mochila para llevarlas al punto limpio. mmhr/2008

Anuncios

Acerca de mmerhum12

Me gusta leer, me gustan los libros, no puedo prescindir de la música. Aprender a escribir es un reto. Me dedico a la enseñanza. Soy profesora de Geografía e Historia en un instituto de secundaria obligatoria y postobligatoria. Intento disfrutar con mi trabajo y, a veces, lo consigo.
Esta entrada fue publicada en Microrrelatos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s