La absorción

Andaba despistado, no sabía qué hacer ni a donde ir. Había estado durmiendo demasiado tiempo y al despertar se encontró en un lugar desconocido. La sequedad de su garganta le indicó la necesidad de beber. Miró a su alrededor y no vio nada familiar: ¿dónde estaba? ¿Por qué no estaba en su casa? Aquella estancia no tenía paredes, ni muebles, no había ningún objeto, ni personas. Observó que estaba rodeado de una masa, esponjosa, fresca, grisácea. Se sentía ligero. Alargó su brazo para tocar aquella masa y su brazo se hundió en ella, humedeciéndose. Empezó a notar como le empezaba a oprimir, pero no le dolía la presión. Sin embargo, algo extraño le estaba sucediendo. Su cuerpo parecía encogerse por momentos mientras la masa le oprimía cada vez más. Ya no podía salir de allí ni moverse. Sus brazos, sus piernas, se estaban ¿momificando? Se estaba secando, la sed aumentaba. La masa se introdujo en su pecho con suavidad y poco a poco fue absorbiendo su cuerpo hasta que desapareció. Había sido absorbido por una nube. mmhr/2012

Safe Creative #1207161975461

Anuncios

Acerca de mmerhum12

Me gusta leer, me gustan los libros, no puedo prescindir de la música. Aprender a escribir es un reto. Me dedico a la enseñanza. Soy profesora de Geografía e Historia en un instituto de secundaria obligatoria y postobligatoria. Intento disfrutar con mi trabajo y, a veces, lo consigo.
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s