La respuesta

Pensar mucho, como siempre, era una actividad recurrente; podía recordar momentos, desde muy joven, en los que pensar le ocupaba, a veces, incluso horas, diurnas o nocturnas.

¿Por qué estás tan seria? ¿Te ocurre algo? No, no le ocurría nada, o al menos, que le importase al inquisidor. Solo pensaba. ¿En lo divino? ¿En el más allá? No, no, en nada trascendental. ¿En lo humano? En mis cosas…

¿Para qué pensar en lo divino si no existe? ¿El más allá? Tampoco existe. Pensaba en lo humano, en el más acá, en lo tangible, en sus cosas, en el hoy y en el mañana, en las alegrías y en las penas, en el dolor y en el placer, de todos y en el suyo propio. Se preguntaba por qué tantas desgracias, cómo solucionar los problemas, cómo mejorar su vida y la de los demás…

A veces, se le ocurrieron respuestas que encarrilaron su vida; intentó buscar respuestas que mejoraran la vida deshumanizada de tantos en el mundo pero ahí encontró tantos muros y falta de voluntad, tantos intereses en que una parte de la humanidad siguiera siendo desgraciada…

Con trabajo y tesón mejoró su vida y siguió pensando que no era suficiente. Ahora era más consciente de la falta de justicia social en el mundo. Aportó su granito de arena para que el mundo fuera mejor, pero se necesitaban millones, tantos como hay en las playas y desiertos…

Pensando, siguió pensando; pensando en una respuesta. Al final de su vida le pareció encontrar una respuesta. Tenía que publicarlo en la prensa, todos debían saberla, que corriera por los foros mundiales: tenía la respuesta para que todos los seres humanos tuvieran una vida digna y feliz.

La noticia se extendió por todo el orbe, las redes sociales la difundieron y le llegó una invitación de Naciones Unidas para dar una conferencia en la que explicara la respuesta que había encontrado. Llegado el día, tomó el avión hacia Nueva York; dentro de unas horas, pensaba, todo el mundo podrá saber lo que hay que hacer para que los Derechos Humanos se cumplan para cada uno de los hombres que pueblan cada confín de la Tierra. Sobrevolaban el Atlántico cuando empezaron a notar fuertes turbulencias; el capitán avisó por megafonía que pasaban por una zona de tormentas pero que no había nada de lo que preocuparse; poco después un rayo impactó en la cabina…; el avión acabó estrellándose en el océano. Unos segundos antes del choque, notó que pensaba en lo divino y escuchó una voz atronadora diciéndole que nadie podía cambiar los planes que la divinidad tenía para los hombres…MMHR/2018

 

Anuncios
Publicado en Microrrelatos | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Una aventura fascinante

Hace dos años escribía:

Hasta hace unos meses no tenía ni idea de todo esto. No sabía que tenía parientes en América, aunque algo había escuchado en mi infancia. Cuando empecé a leer aquella carta que alguien de San Francisco enviaba a un familiar no pude explicar la emoción que sentí, doblemente: por una parte era una historia sobre la emigración transoceánica de principios del XX que enseño a mis alumnos del instituto; por otra era una parte de la historia de mi familia materna que desconocía…e inmediatamente me puse manos a la obra. Poco a poco he aprendido muchísimo sobre este fenómeno migratorio, sobre mi familia, estoy en contacto con algunos de los descendientes de mi familia emigrante…

Y lo mejor ver como he encontrado a personas que ofrecen su ayuda desinteresada (¡Gracias, Steven Alonzo!), conocer como los “Invisible Inmigrants” se van haciendo cada vez más visibles, saber que han mantenido unas costumbres de sus antepasados españoles y mucho más. ¿Qué puedo añadir más? Mi deseo de escribir un libro que va tomando forma para que sea un aporte más en la difusión de todas las familias que fueron tan valientes de lanzarse a buscar una vida mejor a tantos km de distancia. Gracias James Fernandez, Luis Argeo, Mike Muñoz, Larry Campos, Gayle Adamic “my American cousin”, Patricia Steele y a todos los que estáis haciendo posible la visibilidad de esta aventura de hace más de un siglo.  mmhr/2016

Sigo adelante con el Proyecto, con poco tiempo, muchas lagunas e interrogantes que esperan respuestas. Sigue fascinándome. mmhr/2018

Publicado en Historias | Etiquetado , , | 2 comentarios

Los planes de Taciturno

Taciturno, se preguntaba qué haría a partir de mañana. Pensativo, realmente no sentía ninguna prisa, pero tampoco debía perder el tiempo en boberías. Reflexivo, ¡cuándo no! Impulsivo ¡como siempre! Ansiaba ese día pero tampoco quería que por darle tanta importancia al final no llegase…

Filosofando sobre esto o aquello, sobre que sería lo mejor para cada uno y lo difícil que sería llegar a una conclusión. Le empezó a doler la cabeza.

Lo mejor sería dejar el tiempo pasar, transcurre rápido a esta edad y, antes de que se diera cuenta…empezaría la aventura de la jubilación, ¡tanto por vivir en tan poco tiempo! Sin reloj, ni calendario pero, sin olvidar las pastillitas, buena compañía, el protector solar y echar a andar.

Mañana, ¿mañana? No, realmente no era mañana, pero le ilusionaba pensar que estaba a la vuelta de la esquina. ¡Por fin iba a tener tiempo para sí mismo! Después de una vida llena de obligaciones, sería libre, bueno, es una manera de hablar; libre era también ahora…pero cuando llegue mañana, vale “mañana”, será más libre aún porque podrá hacer cualquier cosa, como ir a ver el Perito Moreno, un caprichito que tiene hace años, o ir a Oklahoma o Sarajevo, o a Santander ¡ojú! ya le duele otra vez la cabeza…

No tenía que pensar nada de antemano, nada de programaciones (palabra prohibida en esa etapa). Se hará lo que se tenga que hacer, si se quiere y se puede pero ¡nadie! (excepto el Dr.) le dirá que hará con los años que queden de disfrute vital. mmhr/2017

Publicado en Relatos | Etiquetado , | 1 Comentario

Sueños

Dream, dream, dream, you may say I’m a dreamer but nothing only one. I dream, I have a dream.

Sueño,  sueñas, sueña, soñamos, soñáis, sueñan ¿y quién no? Despierto, dormido, en la juventud o en la madurez, hay que tener sueños y soñar que los alcanzas, even when you are un viejito.

Sueño despierto, sueño contigo, sueño despierto que sueñas conmigo; soñamos un sueño, we got that dream but…one day it finished.

Soñando que estoy en un sueño contigo. Soñando que estás despierto conmigo. Me despierto y el sueño se ha ido. Sigo soñando y estoy contigo.

Soñando me despierto, despierto te sueño, soñamos el sueño infinito. Dreaming in heaven, dreaming with you. Sueña, sueño, soñamos el sueño infinito, en un bucle de sueños, de sueños bonitos, en el helado Ártico siempre contigo. Sueño de fuego, en el hielo contigo. mmhr/2017

Publicado en Pensamientos | Etiquetado | Deja un comentario

Huellas

Durante unos minutos escuchó el silencio. Le gustaba. La noche había caído ya.

Sumida en sus pensamientos recordó que debía hacer el equipaje. Sin embargo, bajó a la playa y, quitándose los zapatos, paseó sintiendo como sus pies se hundían en la arena húmeda.

Sentía a su lado…, sí, no iba sola. Junto a las huellas de sus pies se dibujaban otras más grandes, enormes, que le acompañaban. ¡Cuántas veces habían paseado juntos por aquella playa!

Volvió a la casa. La maleta esperaba abierta sobre la cama; se llevaría el vestido rojo también, guardó el album de fotos, su diario, las cartas, y, ¡por fin! terminó de hacer el equipaje. Nunca había llevado una maleta tan voluminosa como aquella, claro que nunca había hecho un viaje tan largo como el que iba a emprender en pocas horas.

Abrió la terraza, la brisa del mar la estremeció…¡Cómo rugía el mar aquella noche! ¡Parecía que alguien la llamaba desde la playa!

Se fue a la cama, mañana sería un largo día. Al instante, se quedó dormida.

Soñó que paseaba por la arena, hundiendo sus pies, sintiendo la humedad de la arena; delante, dos huellas de gran tamaño marcaban el camino a seguir. Se apresuró, no quería ir detrás, sino al lado, acompañándole cogida de su mano…Se miraron, sonrieron, y poco a poco las cuatro pisadas se fueron haciendo más tenues hasta desaparecer bajo las olas. mmhr/2017

Publicado en Relatos | Etiquetado , , , , | Deja un comentario